El Profeta Daniel


VolverGaleriaSiguiente

Profeta Daniel

Las imágenes de esta Galería no pueden ser reproducidas sin autorización expresa del Taller San Andrés.

Icono no 38

Tamaño : 42 x 18 cm.

Tableta de pino

Tempera. Aureola dorada a la hoja de oro.


"Entonces el rey ordenó que trajeran a Daniel, y lo echaron al foso de los leones. El rey dijo a Daniel: - El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre. Trajeron una piedra y la pusieron sobre la puerta del foso, la cual selló el rey con su anillo y con el anillo de sus príncipes, para que el acuerdo acerca de Daniel no se cambiara. Luego el rey se fue a su palacio, y se acostó en ayunas; no trajeron ante él instrumentos musicales, y se le fue el sueño. El rey se levantó muy de mañana, y fue apresuradamente al foso de los leones. Acercándose al foso, llamó a gritos a Daniel con voz triste, y le dijo: - Daniel, siervo del Dios viviente, el Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, ¿te ha podido librar de los leones? Entonces Daniel respondió al rey: -¡Rey, vive para siempre! Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones para que no me hicieran daño, porque ante él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo. Se alegró el rey en gran manera a causa de él, y mandó sacar a Daniel del foso. Sacaron, pues, del foso a Daniel, pero ninguna lesión se halló en él, porque había confiado en su Dios."

Dn, VI, 17 - 24

Commander

Inicio / Galería 1 / Galería 2 / Galería 3 / Galería 4 / Santos de Occidente


P. Grall, © ASA 2001 - 2022 - Todos los derechos reservados.